Historia

Zut es parte de la historia viva del skate en nuestro país

Una vida dedicada al skateboard

Txus Dominguez CEO de Zutskateparks, empezó a patinar en el año 1974 con su hermano Miguel Dominguez junto a un grupo de amigos. Sus primeros skates fueron dos monopatines Sancheski, marca pionera del skate en Europa que fabricaba monopatines desde el año 1964 desde su factoría en Irún, Gipuzkoa.

Txus Dominguez con 10 años en la rampa de debajo de su casa

Antecedentes al skate y los primeros inicios

En el País Vasco ya existía la goitibera (del euskera goitik behera, literalmente, «de arriba abajo”), un artilugio de construcción casera a base de trozos de madera y rodamientos de camión que se usaba para descender cuestas.

Ante la falta de material para patinar a parte de los rudimentarios Sancheskis, y fieles a la tradición “hazlo tu mismo” proveniente de la tradición de las goitiberas, este grupo de amigos se las ingeniaba para construir sus propios monopatines, a base de material de ferretería y reutilización de los escasos componentes que llegaban de fuera por aquellos tiempos.

Txus Dominguez y el grupo de pioneros que le acompañaba provienen de Getxo, pueblo costero de Bizkaia con gran tradición surfera e innumerables cuestas. Inevitable que los primeros pasos en el skate para ellos fueran “surfear” por el asfalto, imitando el deporte del que había surgido el skate en los años 60 en California, tras ingeniárselas los surferos locales para seguir deslizándose con el monopatín cuando las olas escaseaban.

La precursora «goitibera»

Las primeras rampas de madera

Corría el año 75-76 cuando empezó a llegar más información sobre el deporte que se empezaba a poner de moda en USA, en forma de las primeras revistas de skate que se editaban y les llegaban con cuentagotas, en las que se podían observar fotos de rampas de madera y los primeros skateparks y bowls de cemento, que a este grupo les parecían increíbles.

Con esa gran motivación de las noticias que llegaban de ultramar los hermanos Dominguez con su grupo de amigos empezaron a construir rampas de madera, comenzando en el patio de su propia casa.

Al principio eran muy sencillas, simplemente apoyando una puerta contra la pared a modo de plano inclinado. Pero pronto las fueron evolucionando, consiguiendo rápidamente mediante ensayo-error auténticas instalaciones primitivas funcionales para el skateboarding.

Con el boom de las rampas de madera, y pese a que la mayoría de los skaters eran surfistas, y se seguían “surfeando” las cuestas, en las rampas se empezaban a ver maniobras especificas de lo que pronto se consideraría el skate moderno.

Primeras rampas de madera

La voz se corría rápido por esos años y pronto empezaron a surgir nuevos voluntarios construyendo sus propias rampas aunque ninguna con tanto éxito y duración como la de debajo de la casa de los hermanos Dominguez, en cuyos soportales había días que se llenaba de chavales y curiosos ávidos de conocer y probar esta nueva disciplina.

Entre los años 77-79 con el boom de las rampas de madera, y pese a que la mayoría de los skaters que las rondaban eran surfers o proyecto de surfistas, y se seguían “surfeando” las cuestas, en las rampas se empezaban a ver maniobras especificas de lo que pronto se consideraría el skate moderno, más alejado del surf, con trucos como inverts, aéreos, foot plants, etc…

Masok Ramp, sobre 1984

Para el año 83 las instituciones empezaban a hacerse eco de la existencia del deporte y se construye el primer skatepark de la zona. Un “half pipe” de madera y varios módulos de planos inclinados y rampas, instalado en el parque de atracciones de Bizkaia, Nogaro.

El principio de todo, La Kantera skatepark

Y en Getxo, el pueblo natal de los hermanos Dominguez, se consigue que el ayuntamiento financie un “quarter halfpipe” de dimensiones perfectas, para el parque infantil de navidad, que estuvo varios años en activo, hasta que se empezó a luchar por la construcción del primer skatepark de cemento en el año 1985, La Kantera.

No hubo nadie más activo que Txus y Miguel Dominguez a la hora de moverse por el skatepark. Ellos fueron los principales activistas en las recogidas de firmas y contactos con el ayuntamiento.

Finalmente en el 86 se construye La Kantera en la playa de Arrigunaga, Getxo, con el asesoramiento de varios skaters locales con Txus Dominguez al frente, consiguiendo rectificar unos planos con numerosos errores, y ayudando en los detalles constructivos, en lo que se puede considerar como la chispa emergente de lo que un día acabaría siendo una vida dedicada profesionalmente a la construcción de skateparks.

La Kantera, actualmente

Durante los años siguientes La Kantera se convirtió en un centro neurálgico del skate nacional e internacional, un oasis del skateboard a la orilla del mar ubicado entre unas antiguas ruinas de un fortín militar, lugar de peregrinación de skaters de todas partes del mundo, y una auténtica cantera de deportistas locales de donde han salido algunos de los mejores skaters nacionales de proyección internacional.

Entre las otras facetas de Txus Dominguez quedó patente la de organizador de eventos de skate, siendo el responsable de las numerosas celebraciones y campeonatos realizados en La Kantera durante años, entre ellos la famosa Bajada de Arrigunaga, un espectacular “downhill” en la cuesta que acaba en el skatepark.

La semilla de una empresa de construcción de parques de skate

Tras la construcción de La Kantera se produce un fenómeno que plantaría las bases para Txus de tomar el camino de la profesionalización en el mundo del diseño y construcción de parques. Durante los años posteriores a La Kantera los ayuntamientos de la comarca se dedican a construir clones de este parque por toda la geografía norte sin asesorarse ni tener experiencia en pistas de skate cometiendo innumerables fallos en las obras.

Este fenómeno desemboca auspiciado además con la crisis económica de los años 90 en un estancamiento en la floreciente industria y moda del skate.

Durante estos años el interés de Txus se centra en las piscinas o “pools” de cemento que en la zona de California se utilizan para patinar al ser construidas con transiciones curvas para ser más sencilla su limpieza, y bordes de losetas creando el “coping” perfecto para los trucos de vertical al borde (“Liptricks”).

En el año 96 viaja a USA con la intención de patinar piscinas e investigar la escena de los skateparks existentes en el ámbito del diseño y la construcción.

Txus Dominguez patinando «pools» en Usa

El Pool de La Kantera

A la vuelta del viaje después de varios años luchando y peleando con el ayuntamiento de Getxo, Txus diseña y construye el primer pool público para patinar construido en Europa.

El pool de La Kantera eleva mundialmente la fama de este parque, cuya repercusión es ya conocida en el año 2000, haciéndose famosas las “Pool partys” organizadas por el propio Txus Dominguez, eventos en formato de exhibición-campeonato que fueron apoyados por las principales marcas del sector.

El Pool de La Kantera

Zut skateparks

A partir del éxito de la experiencia con el Pool de La Kantera, y aprovechando el resurgimiento de la industria del sector tras la crisis de los 90, Txus Dominguez empieza a diseñar y construir skateparks para otras empresas formando parte en proyectos de diseño, construcción y asesoramiento de más de 50 parques, hasta que en el año 2006 funda su propia empresa ZUT SKATEPARKS junto a Alex Mosterin, skater, fotógrafo, muralista, y diseñador gráfico, formando el tandem perfecto junto a Txus Dominguez, habiendo construido otros más de 50 skateparks por toda España, Francia y Portugal, y actualmente estudiando proyectos para China y Sudamerica.

Alex Mosterin

La idea de fundar ZUT SKATEPARKS surgió por la necesidad imperante en Txus Dominguez de ser independiente para crear skateparks de primera calidad, diseñados por skaters para skaters, sin las trabas sobre el control y ejecución de proyectos con las que se encontraba en otras empresas en las que había colaborado.

El equipo de ZUT SKATEPARKS trabaja siempre con la mentalidad de que los skateparks son para los patinadores, y pone su principal esfuerzo en escuchar y ayudar a los skaters locales a conseguir que el proyecto de construcción de su parque, cumpla con todas sus expectativas.

Txus Dominguez de dobles
© 2019 Zut Skateparks